El Centro Juvenil en Navarra

220 chicos y chicas de Arévalo y su comarca han disfrutado de unos días de excursión en Pamplona.

Todos los años el Centro Juvenil Boscoarévalo ofrece una excursión alrededor del mes de marzo-abril. Entre los fines de la misma están: potenciar el sentido de pertenencia, la convivencia, intensificar el acercamiento a la cultura y la vivencia de la fe.

Para este año 2018 se decidió realizar dicha excursión en Pamplona, la capital de Navarra.

La respuesta a nuestra iniciativafue espectacular, 220 chicos y chicas del Centro Juvenil Boscoarévalo quisieron compartir estos días de convivencia en la capital navarra.

El miércoles 4 de abril poníamos rumbo hacia Pamplona, la tarde la dedicamos a viajar para poder disponer del siguiente día completo.

El jueves 5 de abril fue un día muy completo. Nos acercamos al castillo de Javier, casa natal de San Francisco Javier, y al monasterio de Leyre, foco de religiosidad y cultura. Además, ese jueves, tuvimos la oportunidad de visitar la plaza de toros de Pamplona, famosa por sus encierros en el mes de julio, y el centro de la ciudad.

El viernes 6 de abril pusimos rumbo a las cuevas de Zugarramurdi, lugar especial al norte de la comunidad foral de Navarra.

Después pudimos acercarnos a Francia, concretamente a la localidad costera de Biarritz, donde los más atrevidos disfrutaron de sus frías aguas,

El sábado 7 de abril poníamos rumbo a dos localidades especiales en camino de Santiago francés: Saint Jean Pied de Port y Roncesvalles, donde pudimos visitar su espectacular colegiata. Además, esa tarde, la mitad de la excursión pudieron disfrutar del impresionante palacio de Olite.

El domingo 8 de abril, a primera hora de la mañana, después de la celebración de la Eucaristía del segundo domingo de Pascua, unos pudieron ver la iglesia en la que se encuentra San Fermín y el resto, los que el día anterior no lo hicieron, el palacio de Olite. Tanto unos como otros acabaron comiendo la ciudad de Logroño, capital de la La Rioja.

Han sido días de convivencia, de conocer Navarra y parte del sur de Francia, de compartir nuestra fe a través de oraciones, Eucaristía, momentos de grupo, Buenas Noches…; en definitiva, muchas oportunidades para crecer como personas y para crecer como grupo.

Todos deseamos que estos días hayan servido para cumplir los objetivos que nos propusimos al comienzo de esta aventura.